Dreaming

Dreaming
Dulce Chávez

Del vientre a la lluvia.

Mis ojos ya no me permiten ver lo que deseo ver, lo hacen por ellos mismos, no puedo confiarles nada, es inútil continuar mirando si lo que veo es irracionalidad andante. Busco las respuestas dentro de mi mente, no hay nada allí tampoco.
Hablamos de temas elocuentes, discusiones embriagantes, tequila resbalando por mi garganta, quemándola… el cielo se torna púrpura y de nuevo comienza la tortuosa pérdida de habilidad para recordar y ver la engañosa realidad que va formando figuras transparentes mientras viejas historias susurran a mi oído y vienen a contarme cómo fue lo que viene por delante…
La identidad que hemos perdido no regresará a menos que escarbemos muy dentro de nosotros mismos. Es necesario conocernos, y conocernos no sólo implica el mirarte en un espejo o tener un nombre, conocerte es el hecho de preguntarte ¿Quién eres? ¿De dónde eres? ¿A quién perteneces? Y cómo contestar estas interrogantes ¿Imaginando? ¿Buscando respuestas absurdas en el momento más crítico de la humanidad? Donde lo hemos perdido absolutamente todo… Donde lo humano se vuelve bestial, brutal, agresivo. Ya nada es como debería ser.
Recordábamos las tardes en que la lluvia caía con tal gracia y agilidad, mojaba árboles, casas, los niños bailaban bajo el manto que las nubes, negras y enormes, cubrían a la pequeña ciudad apenas habitada. Hablábamos nuevamente de todo lo que alguna vez fue.
“El tiempo ha envejecido; pero hasta hoy, cuando el año llega a mayo, los ancianos sentados a la puerta de sus casas pueden predecir, observando la lucha de los vientos, si la estación de lluvias es mala o buena.” [1]
Nos hemos dedicado todo este tiempo a ver, a actuar y a sentir cosas ajenas, percibimos lo que está fuera de nuestro alcance, no buscamos dentro de nosotros, hay un miedo interno que nos consume por la falta de un rostro. Tenemos cara, sí, y nos vemos obligados a mostrarla a diario sin saber quiénes somos con exactitud; sin embargo no tenemos rostro, es sólo una máscara lo que llevamos sobre nosotros para cubrir lo que ni siquiera sabemos que somos.
Caminamos y hablamos en silencio tratando de esconder las palabras que más hieren nuestra mente llena de memorias rotas. Una lobotomía cerebral. Hablando, ambos nos damos cuenta de que hemos vivido ajenos a nuestro verdadero yo, ajenos a nuestras verdaderas raíces, ajenos a la verdadera causa de que estemos aquí justo ahora.
Ah, y como diría Samuel Ramos: “No se puede negar que el interés por la cultura extranjera ha tenido para muchos mexicanos el sentido de una fuga espiritual de su propia tierra. La cultura, en este caso, es un claustro en el que se refugian los hombres que desprecian la realidad patria para ignorarla.”
Esto nos da a entender que tenemos la necesidad de satisfacer ciertas curiosidades acerca de otras culturas, otros modos de vida, porque cultura es todo lo que crea el hombre; sin embargo estamos cayendo en un círculo vicioso, donde lo único que nos importa es imitar, y no es malo imitar, la cosa es que hay que ser buenos imitadores. Así es como hemos ido tratando de retroalimentarnos a nosotros mismos gracias a los demás; pero, por otro lado, estamos perdiendo la verdadera autenticidad que teníamos, la verdadera identidad, las costumbres puras.
Hemos discutido esto por un largo rato, me sirvo un caballito más de tequila y lo saboreo, el sabor es amargo al principio, después caliente, al final rasposo. Me doy cuenta de cuánto hemos cambiado, es una idea extraordinaria y triste a la vez. Me doy cuenta que hemos estado hablando por horas de un tema prácticamente indiscutible, las historias acerca de la vida, la muerte, las costumbres, las creencias… ahora son sólo eso, historias. ¡Ah, lo que daría por regresar a aquellos tiempos memoriales donde todo era fantasía pura! Donde había cientos de Dioses para adorar, ritos, fiestas, diversión, comida, infinidad de bellísimas locuras extraterrenales para creer, un lugar donde no era nada y todo podía ser.
Mi compañera enciende su mirada, observa a lo lejos, allá en las montañas y me describe su historia. Es tiempo de volver a creer, el hombre siempre ha de inventar mitos, algunos más creíbles que otros, pero a fin de cuentas siguen siendo mitos. Y sí, así es como mi compañera llegó a este lugar, creo en eso, en ella, en la lluvia danzante que le acompaña cada que desea, escuchando a lo lejos los repiqueteos.
Es poética la manera tan melancólica y poco usual en que lo hemos perdido todo. Volvamos años atrás buscando conocernos a nosotros mismos a través de las mentes irregulares de aquellos que se esconden de los Dioses ocultando su figura humana en animales.
Insisto en que debemos reencontrar la vitalidad que nos debe hacer seres con un rostro, una identidad pura, dejemos de encontrar las respuestas en lugares remotos, desconocidos; dejemos de preocuparnos por imitar, por seguir tendencias que nada tienen que ver con nuestra verdadera persona.
Pero de nuevo entramos en el dilema de ¿Quiénes somos? Pues es simple: seres en busca de sí mismos, de una verdadera persona, un rostro auténtico. Aun estamos en esa etapa en que nada nos pertenece, México es joven para todo lo que ha perdido y debemos salvar lo poco que ha quedado de él.
Hablando con ella me di cuenta de la gran riqueza que abunda frente a nuestras narices, y ni siquiera lo notamos… la vida nos pasa desapercibida, ajena, libre, alejada…
Hemos olvidado el pasado, no regresamos la mirada para aprender, para conocernos a nosotros mismos, para analizar. Las personas viejas que provienen de las raíces de los árboles me miran, hablan acerca de sus bellas historias de vidas pasadas. Una gota de melancólica e infinita tristeza se apodera de mi ojo izquierdo, pronto el derecho se llena completamente y resbalan por mi mejilla.
“Debemos dejar se complejo de inferioridad” Es lo que me dice una de las personas árbol. Busco la manera de solucionarlo, ahora es demasiado tarde, no tengo tiempo ni edad suficiente para tratar de solucionarlo. Lluvia vino por mí, es hora de que todo termine y me quede con la ilusión de mis sueños, con la esperanza de poder cambiar esto…

Dulce Chávez


[1] Andrés Henestrosa Los hombres que dispersó la danza, pág. 44

Infidelidad en viernes.



Ese viernes no estabas en casa, tuvimos un pequeño malentendido, puesto que aun me sentía mal contigo por el regalo que me prometiste para mi cumpleaños; sé que nuestra filosofía va más allá de simples presentes y mucho menos le damos importancia a los cumpleaños, sim embargo prometiste la mejor botella del más delicioso whiskey. Habían pasado ya tres días y no llegó mi botella de whiskey.

Discutimos, me alteré. En cuanto saliste de la habitación corriendo como un loco, me dejaste llorando cual bebe desesperado. Me encontraba medio desnuda, apunto de estallar en una especie de rabieta que comencé a rodar por la cama sin sábanas.

Corrí a la cocina desesperada, en una de las alacenas guardaba una cajetilla de los cigarrillos más finos con olor a chocolate. Prendí uno. La relajación pronto se apoderó de mi. Me quedaría dormida sino abría los ojos...

Sonó el timbre de la casa, quién podría ser a esta hora, nadie acostumbra a visitarme tan tarde, a no ser que fueras tú. Si así era, tú simplemente pedirías disculpas y yo me entregaría a ti, correríamos hasta la cama, seré tuya de nuevo.

No eres tú, no importa, es una gran amiga, la conozco desde que somos adolescentes. Y qué es esto, por Dios, si viene acompañada de un gran sujeto, me alegro por mi amiga, al fin se ha encontrado un buen prospecto.

-Vamos a la cocina- me pide ella.

No es su pareja, es sólo un amigo, yo ni siquiera me había percatado de la condición en que me encontraron, es decir, medio desnuda, apunto de hacer una rabieta y sedada por el cigarrillo.¨

Él me mira provocativamente, me deslizo hasta sus brazos, es tan elegante... me dejo llevar por el momento, no había notado la pasión de su mirada hasta que comenzó a besarme. Era justo lo que necesitaba en ese momento, un consuelo, algo que tú jamás pudiste darme.

Desearía tanto que estuvieras presente, mirando como me entrego lentamente a alguien ajeno.

Ella me mira desconcertada, no era su prospecto, aun...

-Únete al baile...

Los tres nos encontramos embriagados, llenos de placer, sin culpas o remordimientos. Él ha demostrado tener más pasión por mí de la que tú podrías tener durante toda una eternidad.


Quizá en un futuro recuerde esto y me arrepienta, a decir verdad las cosas suceden por algo, no es que no quiera admitirlo, pero muy en el fondo me duele pensarte.




Dulce Chávez


Sueños Introspectivos.


Hoy, de nuevo, he quedado casi perdida en el paso otra vez. Sé que una parte de mí se quedó atrapada en medio de ese sueño, es decir, fue tan real...¿Real...? ¿Qué es eso de la realidad? A mi no me vengan con eso, en este momento me encuentro muy consternada... tengo miedo.
No me siento yo desde que desperté en la habitacion de mis padres a las nueve en punto, escuché la voz de mamá, abrí los ojos y ahí estaba parada frente a mí, mirandome y diciendome que fuera a cenar, asentí con la cabeza, me di cuenta que ésta me estallaría en cualquier momento, todo me dio vueltas, las paredes se curvearon y mi mente se fugó por unos segundos de nuevo a mi remoto sueño...
No era yo, no soy yo, una parte mía está en el trance, en el cruce... necesito volver a soñar, flotar y perderme.
He estado un poco desconectada del mundo real estos ultimos días, mi reacción ya no es la misma, he cambiado. Mi cabeza esta incompleta, incluso mi mente. Estoy mas sensible, soy más vulnerable. Y quien lo entendería...
No es nada, ya pasará. tengo fe en que así sea, o de lo contrario...
Y es que ya no me puedo concentrar, la ventaja es que estoy de vacaciones, un año y a la facultad, sólo espero poder regresar antes de que eso suceda...



Dulce Chávez

DULCE CHÁVEZ


LED ZEPPELIN-IN MY TIME OF DYING


In my time of dying, want nobody to mourn
All I want for you to do is take my body home

Well, well, well, so I can die easy


Jesus, gonna make up my dyin' bed.
Meet me, Jesus, meet me. Meet me in the middle of the air
If my wings should fail me, Lord.
Please meet me with another pair

Well, well, well, so I can die easy


Jesus, gonna make up.. somebody, somebody...
Jesus gonna make up... Jesus gonna make you my dyin' bed


Oh, Saint Peter, at the gates ofheaven...
Won't you let me inI never did no harm.
I never did no wrong


Oh, Gabriel, let me blow your horn.
Let me blow your horn
Oh, I never did, did no harm
I've only been this young once.
I neverthought I'd do anybody no wrong
No, not once.


Oh, I did somebody some good.
Somebody some good...
Oh, did somebody some good.
I must havedid somebody some good...


And I see them in the streets
And I see them in the field
And I hear them shouting under my feet
And I know it's got to be real
Oh, Lord, deliver me
All the wrong I've done
You can deliver me, Lord
I only wanted to have some fun.


Hear the angels marchin',
hear the'marchin',
hear them marchin'
,hear them marchin',
the' marchin'


Oh my Jesus...


Oh, don't you make it my dyin', dyin', dyin'...

Divagaciones...

Me encuentro en medio de la nada, perdida junto a mi mente, mis pensamientos e ideas absurdas. Me doy cuenta de que todo comienza y aun no termina, ni sé cómo es que vaya a terminar.
Buscando en el mismo lugar, encontré las causas, las razones desconocidas, (bueno que ahora ya no lo son) de la cruel fantasía.
Jamás he sido la niña bonita, quien tenga siempre la mejor sonrisa pintada en un rostro de princesa, no he sido el ejemplo a seguir y probablemente no lo sea. Nunca fui la chica ordenada, no me ha gustado cuidarme, cuidar mi aspecto físico, preocuparme por cosas que todas las demás personas suelen frustrarse. No, nunca seré yo esa persona. Sin embargo los prejuicios y las ideas a las que me he visto expuesta no me dejan ser quien en verdad quiero, y es que ya no sé ni qué quiero; si ser aceptada no me basta, nunca me ha importado. Haciendo cosas distintas, comportándome de otra manera, citando temas de los que nadie quiere hablar, teniendo los ojos soñadores desviados en otra dirección.
No entiendo porqué temerle a lo diferente, dejemos lo monótono atrás, las mismas mentes que se consumen unas a otras. La superficialidad domina este mundo, sin darnos cuenta estamos siendo todos, víctimas de ello.
Me he preguntado más de una vez si algún día alguien me aceptará tal y cómo soy; dicen que eso es el amor. Para mí es un sentimiento que cualquier persona es capaz de sentir; que se limite a sentirlo y tenga miedo por ello, es otra cosa totalmente distinta. Por otra parte, creo es mi caso.
Desearía poder cambiar este mundo, no hacerlo tan… como es.
Lunática, es como me han llamado cientos de veces, es quizá la palabra que me describe a la perfección, no lo sé. Desde hace ya algo de tiempo ha dejado de llamarme la atención la idea de impresionar a alguien. Sinceramente no ganamos nada con eso más que los elogios falsos de personas hipócritas. Es mejor vivir en el anonimato, con todo para ti, de ti…
El egoísmo parece una buena forma de huir, yo no quiero caer en tal caso y he persistido bien, sigo haciendo hincapié de que el egoísmo en mi no está presente, al menos ya no. No pretendo llamar la atención de nadie, prefiero esconderme, vivir alejada. ¿Conocer….? No lo creo, a decir verdad, preferiría ser encontrada por alguien más. Ser un espécimen raro, ser la búsqueda de alguien lo suficientemente listo…
Refugiarme en sueños, en historias, siendo mis propios personajes. Sin olvidar la realidad, ya no me cuesta aceptarla.
Ya no…


Dulce Chávez


MY CRYSTAL SPIDER


Have you seen my crystal spider?

He has eyes of mercury

He has left his web of paisley

Be aware if you care

Would you please

Send him back to me


Have you heard my crystal spider

As he cries his mystery

He belongs with those who love him

Be aware if you care

Would you please

Send him back to me


SWEETWATER

I can´t quit you baby...




LED ZEPPELIN



Mr. Jonesy John Paul Jones


Mr. James Patrick Page


Mr. Bonzo John Bonham

Mr. Robert Plant



Going to California...



Joey Ramone








JOEY RAMONE


A noche me quede dormida escuchando a Dylan, sus canciones sacan mi lado melancólico y depresivo. Además de recordar ciertas cosas dañinas, no sé de qué hablo…
Miré al cielo esta noche y no encontré a la Luna, se ha escapado por completo de mis ojos. Seguro duerme o esta triste. He tenido sueños muy extraños las últimas noches. Derramé una lágrima al escuchar tantas veces la palabra “LOVE” en una canción, ya ni los escarabajos me alegran, y qué decir de todas las demás cosas.
No he encontrado un buen momento de inspiración lo que va de la semana. Ya no sé si sentirme feliz o llorar, se ha alterado mi medio.
Corrí a buscar una respuesta por toda la ciudad, ayer en la mañana, hallándome en el otro lado de la ciudad, incomprendidamente la he recorrido en un solo viaje. Sin vacilar regreso, pero mis ideas aun no son del todo buenas. Dos proposiciones en un mismo día me han dejado alterada. No comprendo.
Es cómo la historia de un rey al que llaman de su corte para elogiar a personas sin sentido que le darán aun más riqueza, pero en momentos de meditación y mientras duerme tranquilo apegado a su almohada se pregunta ¿por qué aceptarlo?, si he encontrado lo que me hace sentir bien. No definitivamente no quiere abandonarlo.
Pero también se preguntó: ¿Y si la riqueza me abandona a mi primero?, si todas aquellas cosas en las que creía, creo ¿me abandonan de un día para otro?, ¿he de tomar a caso la propuesta sin sentido?, no lo sé…
Creí estar bien, pero me doy cuenta que he fracasado, una y otra vez, parece un circulo vicioso. Me he involucrado en cosas que quizá nunca debí siquiera pensar, pero ¿acaso las cosas no pasan por algo?, me di cuenta de eso gracias al sentimiento de culpa, y esta culpa es sinónimo de hipocresía, porque ni siquiera la siento en verdad dentro de mí. Solo la han inculcado mediante prejuicios y normativas sin sentido.
Han dudado de mi, cientos de veces. Mi mejor defecto es quizá también una virtud, pero solo para mí. El egoísmo se había retirado, no había vuelto, no volverá. Sin embargo quien se lo llevó, también huyó…
Nunca debí cerrar los ojos y despreciar la realidad, creí, creo en cosas que no se si puedan pasar.
Ah las palabras de amor, cómo hieren cuando no existe, o ¿alguna vez existió? Quizá siga ahí, y sin darnos cuenta…
Qué mágico es este mundo, cosas extraordinarias pasan a nuestro alrededor, y no les prestamos la mas mínima atención. Eso merece más, pero repito y hago énfasis en que he quedado aturdida, el sueño me invadía por momentos y no había Luna, tal vez en su fase más pequeña. No la vi, espero que tus ojos la hayan encontrado por mí, después de todo la Luna que vemos, o veíamos, es la misma.
No sé si llegue a tomar la decisión de elogiar a la corte del rey, no sé qué decisión tomó el rey. Siguió creyendo… o murió por sus sueños.
Después de todo soñar no mata, o eso creo. La virtud de toda la existencia se reduce siempre a alguien, a un solo ser infernal, o celestial, llámalo como quieras. De cualquier forma sigues siendo tú…
Atravesando las paredes cómo gritos me llega tu esencia, tu luz, tan suave, mi mirada yace perdida, no miro a ningún lado. Ahora el sol es quien se fue, el frío cala mis huesos, tiemblo a cada recuerdo. No son recuerdos, son fragmentos de una memoria rota lo que veo ahí.
Quiero que… no, ya no se qué quiero, tal vez solo huir de esto. Ha vuelto a mí cómo la ráfaga que despeina mis cabellos, me hace flotar y volver… renacer. Sin duda alguna sigues siendo tú la fuente que da vida a mi imaginación. Dedicaré una vez más todo a mi única ilusión, el sol naciente de todo, a las palabras escondidas en un rincón. Quiero establecer contacto conmigo misma, perdí la señal…
Una pregunta más…… ¿Eres Real?


DulceChávez